País de Origen
Burundi
Región
Kayanza
Productor
Kahere - pequeños productores
Altitud
1580 msnm
Varietales
Bourbon, French Mission Bourbon, Jackson, Mibirzi
Proceso
Lavado
Notas de Cata
Dulce y limpio con acidez cítrica y tartárica, de cuerpo suave en boca; sabores cítricos, florales, caramelo y té verde.

Burundi es un pequeño país en el corazón de África al sur de Rwanda. Los dos países comparten mucho: las mismas tribus, las mismas variedades de café y una historia similar. Sin embargo, las tazas de café no están ni siquiera relacionadas. El terroir es un factor predominante en el café, mientras que los cafés de Rwanda son en taza con notas a azúcar y limón, las montañas de Burundi producen un café afrutado y muy sabroso, casi un Malbec de una fina calidad que destaca por una acidez muy limpia.

La estación de lavado de Karehe se centra en la compra de café maduro y en la clasificación de la cereza para realizar el procesamiento del café verde de la más alta calidad. Los productores son pagados directamente cuando entregan su café en la planta a un precio estándar de mercado. Posteriormente se realiza un segundo pago al finalizar la cosecha donde el productor recibe una bonificación en caso que el café se logre vender con primas de calidad por puntuación en taza.

Al igual que muchos de sus vecinos en África, Burundi produce micro lotes casi por defecto: cada agricultor posee un promedio de menos de una hectárea y entrega las cerezas de café a estaciones de lavado y despulpado centralizadas, SOGESTAL (Société de Gestión des Stations de Dépulpage Lavage).

Este estilo de compra hace que sea prácticamente imposible llegar a lotes de un solo productor, una única finca o una sola variedad. En cambio, los cafés generalmente se venden bajo la denominación de la estación de lavado. En Kayanza existen 21 estaciones en total.

Dependiendo del liderazgo y la administración en las estaciones, tanto privadas como estatales, la atención al detalle en el procesamiento marca una gran diferencia, con una selección meticulosa, la fermentación y el lavado necesarios para crear calidad y uniformidad entre el café. El método de procesamiento típico en Burundi es similar al de Kenia, con una “fermentación en seco” de aproximadamente 12 horas después del despulpado, seguido de un remojo de 12-14 horas en agua de montaña. Los cafés flotan para clasificar la densidad, luego se empapan de nuevo durante 12-18 horas antes de secarse en pergamino en camas elevadas.