País de Origen
El Salvador
Región
Chalatenango
Productor
Finca los Pozos
Altitud
1600 msnm
Varietales
Pacas
Proceso
Lavado
Notas de Cata
Cuerpo jugoso, notas a mandarina, caramelo con un regusto a vainilla y nueces

Conocida como “la tierra de los volcanes”, El Salvador es el país más pequeño de Centro América, pero su reputación entre las regiones productoras de cafés especiales no ha parado de crecer, especialmente desde principios de la década del 2000.

Si bien el café se plantó y se cultivó aquí principalmente para consumo interno a partir de mediados de 1700, se convirtió en un cultivo estable y significativo durante los próximos 100 años, aumentando notablemente su importancia nacional a fines de 1800, cuando las exportaciones de añil del país se vieron amenazadas por el desarrollo y comercialización generalizada de colorantes sintéticos.

A medida que el café creció en importancia económica, diferentes programas gubernamentales fueron diseñados para aumentar la producción a través de incentivos de extensión de tierras, impuestos y una red pequeña pero fuerte de propietarios ricos que obtuvieron el control sobre el mercado del café en el país. Además, se deben sumar los pequeños productores individuales que estaban produciendo café como parte de su agricultura de subsistencia para luego vender su cereza a las fincas más grandes o a los molinos. 

A fines de la década de 1970, las exportaciones de café representaban el 50 por ciento del PIB, pero los disturbios socioeconómicos y políticos arrojaron al país a la guerra civil durante más de una década, ocurriendo en 1980 varios proyectos de redistribución de la tierra y una reforma agraria que desarticularon la industria del café. Al carecer de los recursos para seguir cultivando, los productores abandonaron sus cafetales, y muchos quedaron descuidados y sin cosechar durante años hasta que se alcanzó un acuerdo de paz en la década de 1990. A menudo se dice que la competencia de la Copa de la Excelencia, que llegó a El Salvador en 2003, fue el comienzo de la nueva “ola” de interés en el café salvadoreño, iluminando algunas de las variedades especiales que cultiva este pequeño país.

Ignacio Gutiérrez tiene una larga historia en la agricultura, antes de plantar café en el año 2000, trabajó con madera y tomates, y comenzó sus dos fincas cafeteras, La Roxanita y Los Pocitos, con solo 500 cafetos. Ahora él cultiva café en 5 hectáreas de tierra. En 2011 y 2013, sus cafés ganaron el primer lugar en la competencia de la Copa de la Excelencia.