País de Origen
Etiopía
Lugar de Origen
Dumerso
Región
Gedeo
Productor
Pequeños Productores - Familia Surafel Birhanu
Altitud
1850 msnm
Varietales
Heirloom
Proceso
Lavado
Notas de Cata
Acidez brillante a limón dulce, cuerpo medio con notas a melaza, jazmín y manzana verde. Final con notas acarameladas.

Etiopía es considerada la cuna del café, de donde proviene la leyenda del pastor Kaldi donde se inicia la historia de esta increíble bebida.

Este país además es conocido en todo el mundo por su rica variedad de cafés y complejos perfiles en taza, donde es posible encontrar aromas y sabores florales, jugosos y a frutas.

El café se encuentra en toda Etiopía en muchos tipos de ambientes, desde unos pocos arbustos en el patio de una casa, hasta una zona en laderas de cerros boscosos donde crece de forma silvestre, siendo esta diversidad uno de sus mayores atractivos.

Es muy difícil hablar de variedades en Etiopía, sobre todo de los cafés silvestres, pero sí es posible encontrar en muchas ocasiones el término “Heirloom Varieties” que hace referencia a los cafés que no tienen identificado su varietal.

Etiopía Dumerso Surafel Birhanu, proviene de granjas familiares organizadas en la ciudad de Dumerso, cerca de la ciudad de Yirgacheffe, en la zona de Gedeo. El beneficiado Dumerso es propiedad de Surafel Birhanu y su familia quienes son los que operan este centro de beneficiado. Durante la cosecha, Surafel emplea a 400 personas de la comunidad para ayudar. El beneficiado Dumerso recibe cerezas maduras de 750 pequeños productores de café. Las cerezas se clasifican, se despulpan y luego los granos cubiertos de mucílago se fermentan durante 36 a 48 horas para luego ser lavados. Los granos húmedos en pergamino se colocan en lechos de secado elevados en capas finas y se giran cada 2 a 3 horas durante los primeros días del proceso de secado. Dependiendo del clima, los granos se secan por 10 a 12 días hasta que la humedad en los granos de café se reduce a 11.5%.

Finalmente, los granos se transportan a Addis Abeba, la capital de Etiopía, para ser embolsados ​​antes de la exportación.

Este café ofrece una gran taza de filtrado, donde se encuentran notas a limón dulce, caña de azúcar, jazmín y un final que recuerda al caramelo. Llama también la atención de cómo cambian y se disfrutan las distintas notas a medida que se deja enfriar, donde es posible apreciar todos los matices que ofrece este gran café en cada sorbo.